9 de noviembre de 2010

Haku-taku (literalmente Pantano Blanco)

El Haku-taku es un ser imaginario que originalmente forma parte de la mitología china donde se le conoce como Bái Zé. Este posee grandes conocimientos sobre todo tipo de seres malignos y por lo tanto se trataba de una especie de consejero celestial del propio Emperador Amarillo o Huang Di.   Su aspecto es el de un león blanco, con facciones humanas, cuenta con nueve ojos (tres en el rostro y tres en cada flanco) y seis cuernos (dos en la cabeza y tres a cada lado del dorso), además de que en sus patas posee cascos; figura que sin duda alguna recuerda a la de una Quimera. Huang Di lo halló (o mas bién Bái Zé lo contactó), en su travesía por el este de China. Este sabio ser le reveló que existían miles de  entes sobrenaturales en el mundo (11,520 aproximadamente), tanto malignos como benignos, por lo que le instruyó en como evitar sus ataques o comunicarse con ellos. A raíz de su encuentro el Emperador elaboró un tipo de bestiario con todas las criaturas, al cual llamó Bái Zé Tú. Dicho texto ya no existe pero aún  se conservan algunos fragmentos del mismo en otros escritos. 

En la mitología japonesa, según una leyenda, el Haku-taku visitó el Monte Tatetayama para anunciar sobre una mortífera plaga que se propagaría durante varios años, y que su figura debía ser utilizada como un simbolo de protección. Así fue que, debido a sus cualidades místicas, al Haku-taku se le representaba en  variadas formas como una especie de talismán  con la finalidad de ser utilizado para reprender a los espíritus malignos y las enfermedades, especialmente cuando se desataba una epidemia.

Representación del Haku-taku. Por Sekien de la colección Gazu Hyakki Yakō.
Representación del Haku-taku. Por Hokusai.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada